Un perito judicial con la especialidad en informática se vuelve una persona profesional, como un auxiliar de la justicia y tiene como tarea fundamental la de asesorar al juez respecto a temas relacionados con la informática.

Nuestra función como perito informático consiste en el análisis de elementos informáticos, en busca de aquellos datos que puedan constituir una prueba o indicio útil para el litigio jurídico al que ha sido asignado.